miércoles, 24 de octubre de 2012

Mesita de juego en madera de haya.

Mesita de juego en madera de haya.

Trabajo nuevo, aparentemente sencillo pero con cierta dificultad debido a que en este caso nos enfrentamos a un mueble moderno. La dificultad radica en la limpieza, que se complica por la naturaleza de los acabados actuales.
Los muebles antiguos por lo general están acabados con gomalaca, los de corte clásico y encerado los muebles rústicos. Eliminar estas terminaciones son relativamente más sencillas, aunque a menudo hay que luchar con los repintes y la acumulación de suciedad.
Los acabados actuales suelen ser a base de una mezcla de lacas de poliuretano con catalizadores que proporcionan una gran dureza y su eliminación es bastante costosa.



Como se aprecia en los fotos, la conservación es bastante buena, pero si fijamos un poco la mirada empezaremos a ver algunos fallos. El primero se aprecia claramente en la colocación u orientación de las patas que obviamente están mal encoladas. El segundo, es la incoherencia en el estilo. Este tipo de mesas, en su origen, están acabadas con tapete de piel, a menudo decorado con una cenefa de oro corlado alrededor. En este caso, y seguramente debido a la mala conservación del mismo, se eliminó en una intervención anterior y se  sustituyó por un tapete de fieltro del tipo de mesa de juego.

Detalle del tapete

En este caso, la intervención seguirá en la misma linea, solo que se cambiará el tapete por una tela a juego con un ambiente interior. Para ello se levanta la tapa interior de madera forrada con el fieltro y se tapizará con la tela. El tapizado se mostrará posteriormente.

Sigamos con los daños.

Los daños más vistosos están como es normal en la parte superior, más expuesta a roces, etc.

Detalle de daños en el sobre
La tapa tiene un hundimiento debido a un golpe y la moldura que adorna la misma tiene una pérdida de material considerable en el lateral derecho, que deja a la vista el soporte.


Detalle de daños antes
Otros daños se aprecian en el barniz, reflejando manchas y arañazos y a la derecha los herrajes tienen acumulación de suciedad y cardenillo.

Por último, otro daño importante es el producido por malas intervenciones ulteriores, concretamente en la forma de encolar las patas.


Detalle patas

En la foto de la izquierda se ven los restos de cola antigua. En las demás se deja al descubierto el sistema original de anclaje. En este caso, el sistema de anclaje original no llevaba cola. Para unir ambas piezas, se utilizan unos herrajes modernos denominados tornillos de apriete, formados por una tuerca espiral hembra que va embutida en la faja de la mesa y un espárrago roscado de métrica 8 en cada pata. Para unir las piezas basta con enroscarlas.

Detalle del sistema de ensamble
Tras desencolar las patas, el siguiente paso es proteger la zona del mueble que no se va a tratar.


Preparación y cata de limpieza.
Tras proteger las zonas bien conservadas, se realiza un análisis que da positivo con un disolvente a base de xileno y de textura de gel. Esto confirma lo que comentaba al principio. Con estos acabados modernos la limpieza se complica y los disolventes necesarios son más tóxicos y complicados de utilizar. Esto es un problema que habrá que considerar en un futuro, por la sencilla razón de que en su día también tendremos que restaurar los muebles del s.XX y del s.XXI. Algo similar ocurrirá con todo el Arte Contemporáneo... ufff,..... los materiales de algunas obras son bastante complejos. Es por esto que, como en la mayoría de las disciplinas profesionales, la investigación es continua y necesaria para poder hacer frente a estas patologías.

Limpieza.

Solo se limpia la parte superior. El objetivo de la limpieza es eliminar las pequeñas manchas que han atravesado las primeras capa de terminación y  pequeños arañazos. Para ello se aplica el disolvente y se retira sin dejar que actúe en exceso. Posteriormente se pule la superficie con una lana fina de acero, "000", será la más apropiada, y si efectivamente lo que tenía de origen es una laca nitrocelulósica se sacará con el pulido un polvillo amarillo muy fino muy característico. La apariencia tras el pulido es la siguiente.

Antes y después de la limpieza.
Arreglo de golpes en la madera.

Los extremos son las zonas más expuestas y son donde se encuentran los daños que hay que reparar. A continuación se muestra un hundimiento de la madera producido por un golpe.

Antes y después del arreglo
Para arreglar este desperfecto se aplica humedad en la parte hundida y seguidamente se aplica calor, Se protege la madera con papel melinex, y se aplica calor constante con espátula térmica.

"Aunque tras la explicación el arreglo parece fácil, siempre es necesario encargar estos trabajos a personal especializado, debido a que no todas las materiales: maderas, barnices...etc, se comportan de la misma manera".

Humedad y calor.
Otro de los daños más aparente es un roce bastante grande en un lateral, que ha dejado el soporte con pérdidas de materia. Para el arreglo se reintegra la laguna con una pasta acrílica y posteriormente se iguala el colorido con pigmentos igualmente al agua.


En este paso, el arreglo de la madera está prácticamente terminado. Para proteger la reintegración, se barnizará la madera con gomalaca y finalmente se protegerá con un cristal para preservar la madera.

Limpieza de herrajes.


La mesa tiene un par de cajones con dos tiradores de latón esféricos. Con el paso del tiempo el barniz de protección que estos herrajes traen de fábrica desaparece y se ponen oscuros por la acumulación de suciedad. Para su tratamiento se realiza un baño químico con carbonato sódico y posteriormente se vuelven a barnizar con un protector de metales.

Antes y después de la limpieza.


  Encolado de patas.

 Las patas estaban desencoladas y el motivo es sencillo. Como comenté al principio, las  patas se  ensamblan a la faja de la mesa mediante un tornillo de apriete en vez de una espiga de madera. Este tipo de ensamble suele dar problemas, y más cuando las patas  tienen una sección tan fina y larga.


                  Tonillo original y nuevo    Tuerca nueva embutida   Tornillo de apriete listo


  La tuerca que va embutida en la madera del tornillo original, en amarillo en la foto, se había        oxidado y pegado al tornillo, en vez de a la madera. La tuerca que va embutida en la madera como es metálica no está encolada al soporte, sino enroscada al mismo con la espiral exterior. Si   está suelta en la madera, siempre quedará la pata floja y es algo que suele ocurrir con frecuencia.   Este problema es más difícil que se de si se trata de un ensamble completo de madera.
  La solución, como se muestra en la foto, ha consistido en cambiar los tornillos de apriete y    además encolar nuevamente el contorno. Después de esto las patas han quedado firmes y    derechas.

 Tapizado

 La madera central del sobre se ha tapizado de una tela a juego con el ambiente decorativo de su  nueva ubicación.


                                                                     Tapizado

 En primer lugar se ha colocado con grapas la tela elegida y posteriormente se ha terminado con  un forro neutro. Una vez terminado el tapizado la pieza se encaja en el sobre de la mesa y se  ajusta con dos tornillos por la parte interior. Para proteger tanto la madera como la tela se ha  sumado al conjunto un  vidrio de seis milímetros.

 Mesa terminada. Detalles

 La mesa está terminada. La parte en que se ha eliminado el barniz para arreglar los daños, se ha  protegido con varias manos de gomalaca y posteriormente se ha dado una mano de cera de  protección final. El resto de la madera se ha tratado con un reavivador del brillo


      Varios detalles del muebles tras la restauración